Ahorrar agua y electricidad en casa, más que algo curioso, es casi una necesidad hoy en día. En esta entrada, te voy a enseñar 10 formas de ahorrar agua y electricidad. Algunas son muy sencillas de llevar a cabo, otras las deberás tener en cuenta cuando vayas a comprar los electrodomésticos que te hacen la vida más fácil. Así ahorrarás en la factura y también contribuirás a cuidar el planeta.

5 formas de ahorrar agua

1. Una botella de 1/2 litro en la cisterna del inodoro

Sencilla, práctica, fácil. Si colocas una botella de 1/2 litro dentro del tanque de agua de tu inodoro, lograrás que aumente el volumen dentro del tanque y se llene menos de agua. Así, cuando lo utilices, descargará menos cantidad y no se verá afectada su funcionalidad.

2. Difusores (perlizadores) en los grifos

Perlizadores para ahorro de aguaLos difusores se acoplan en los grifos de tu casa (fregadero, lavamanos…). Funcionan mediante la incorporación de aire al flujo de agua, limitando el caudal, ofreciendo un chorro generoso, muy ligero al tacto, y con una sensación burbujeante. De esta manera, tendrás la sensación que hay incluso más cantidad de agua y estarás ahorrando bastante cantidad (piensa las veces que abres el grifo para lavarte las manos, la cara, fregar los platos…). Son baratos y muy fáciles de colocar: solo basta con enroscarlos en la boquilla del grifo.

3. Fregar con el grifo cerrado

Seguro que muchos ya lo hacen, pero no viene mal recordarlo. Cuando laves la vajilla, debes acostumbrarte a cerrar el grifo del agua cuando enjabone. Un buen método es llenar el fregadero hasta la mitad y utilizar ese agua para enjabonar y enjuagar. Y cuando termines con todos los platos, vasos, tenedores, cuchillos… (¡cuánto se ensucia) vacías el agua y haces un aclarado rápido antes de colocar todo en su sitio.

4. Ducharse en vez de bañarse

Nadie va a negar que un buen baño, con sales perfumadas, música suave… es mano de santo para aliviar tensiones. Pero es un gasto de agua bastante grande. Déjalo para las ocasiones especiales y el resto de días, una ducha rápida con un difusor será la manera más económica de ahorrar agua.

5. Recoge el agua fría de la ducha

Y siguiendo la línea de la ducha, ¿sabes la cantidad de agua que se desperdicia cuando abrimos la llave del agua y esperamos a que salga el agua caliente antes de ducharnos? dependiendo de la fuerza y de lo que tarde el termo en calentar, estamos hablando de entre 4 y 8 litros que van directos al desagüe. Una manera de reutilizarla es recogerla en un cubo y luego la puedes usar para regar las plantas, vaciarlo en el inodoro, bañar al pero/gato (este último con cuidado).

5 formas de ahorrar electricidad en casa

Ahora voy a contarte 5 maneras de ahorrar electricidad en casa que, a corto-medio plazo, vas a notar bastante.

Primer plano del botón de apagado de un mando a distancia

1. Bombillas Led

Bombilla led en fondo blancoEn la medida de lo posible, sustituye los bombillos convencionales por los nuevos bombillos Led: encendido rápido, consumo bajísimo, muchísimos tipos y formas,… No le solemos dar importancia, pero párate a pensar en las luces que tienes en casa. Y lo más importante: cuando salgas de la habitación, no dejes la luz encendida.

2. Apaga televisores, consolas, DVD’s…

El modo “standby” de estos aparatos consume electricidad de manera continua. El televisor, el DVD, el portátil que lo tienes conectado en la mesa del comedor, la consola, el router WiFi… la manera más cómoda es tenerlos conectados a una regleta con interruptor y la desconectes cuando no los vayas a utilizar.

3. No dejes el móvil cargando toda la noche

Los móviles y las tablets las utilizamos a diario y de una manera bastante intensa. Es habitual que el smartphone llegue al final del día con un 20% de batería. Como ya es la hora de dormir, lo conectamos al cargador y lo dejamos toda la noche. El problema es que cuando el smartphone termina de cargarse, va a seguir consumiendo electricidad y eso, multiplicado por todos los días del año, empieza a ser un gasto a tener en cuenta.

Es cuestión de ponerlo a cargar cuando lleguemos a casa. El tiempo medio es de 1 a 2 horas nada más y para cuando te vayas a la cama, ya estará completamente cargado. Lo apagas y a descansar.

4. Regula el termostato entre 21º y 23º

Si tienes aire acondicionado en tu casa y el verano está pegando fuerte, debes saber que una temperatura agradable es de 21º. Si pones una temperatura más baja -porque parece que vas a prenderte fuego por el calor- debes saber que si lo regulas a, por ejemplo, 18º, el split intentará por todos los medios enfriar el aire para bajar la temperatura, y es algo que no lo va a lograr y, en consecuencia, estará funcionando a plena potencia todo el día. Consejo: temperatura entre 21-23º y la humedad entre el 40-60%.

5. Electrodomésticos con certificado energético A

Siempre que puedas, elige electrodomésticos (neveras, lavadoras…) con la calificación A (y sus variantes), ya que es la que te garantiza un consumo eléctrico más bajo.

Espero que estos consejos les sirvan de ayuda para ahorrar energía y aportar nuestro granito de arena en la conservación del planeta. ¿Conoces más formas de ahorrar agua y electricidad?

Pedro Burgazzoli. Ingeniero Técnico Industrial. Especialidad Química Industrial. Docente del Ciclo de Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica y Sistemas Electrotécnicos y Automatizados del Instituto Focan